lunes, 27 de agosto de 2012

Tenemos escaños llenos de serrín.

En la definición de democracia, dos definiciones da la RAE: "Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno." y "Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado." Como podemos ver no se nombra la palabra "partido político", no "campaña electoral"... solo se indica que la democracia es el que los protagonistas somos nosotros, el pueblo.

Es lógico, y para mi gusto necesario, que esa intervención del pueblo se produzca en forma de representantes, y que estos sean elegidos entre todos, hasta ahí, cualquier amigo de la democracia tal y como la conocemos en occidente estaría conmigo. Pero ya voy con los peros, en España se da la circunstancia de que hay una comunión eterna y peligrosa entre el político y su partido, comunión que como mucho, algún atrevido te dice que es un mal menor para "asegurar" la democracia, y te lo dicen tan tranquilos, sin despeinarse.

El partido decide, el partido marca que hay que proponer, que hay que votar, diputados endiosados que fiscalizan cada una de las propuestas que algún osado diputado de provincias quiere llevar al congreso, asesores que les tienen que ayudar, porque como el diputado es un mandao, pues necesitan a alguien que sepa algo y opine. Tenemos escaños llenos de serrín diría yo.

Y no hay nadie que se plantee cambiar esto, las alternativas que se proponen son claramente ir hacia un estado comunista, a lo chavista, algo cutre y alejado de la democracia de las personas... ¿Algo de calidad? ¿Alguien que piense y proponga algo novedoso? ¿Alguien que nos saque de este error?

Yo os digo, os prometo, os juro... que la democracia no necesita de los partidos para existir, los partidos y sus gentes si necesitan de la democracia. Pongamos las cosas en su lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en mi blog, vuestro blog. Para que el comentario sea publicado es necesario que cumpla unas normas sencillas, el no hacer alusiones personales y ceñirse al tema de debate.
Un saludo.