lunes, 20 de agosto de 2012

No hay buena idea que no traiga consigo un necio que la destroce.

No hay buena idea que no traiga consigo un necio que la destroce. Esta es la salsa de la vida, la perfección no existe, y si existe es tan jugosa que atrae hacia sí las mayores imperfecciones para poder ocultar sus mentiras.

Se necesitan culpables, víctimas, espectadores, y casi siempre motivos, para que la rueda de la vida se mueva. Sin que intervengan los instintos más básicos es imposible que la mayoría de los seres humanos movamos el culo. Siempre confiamos en que hay una excepción que destroza la regla, pero no, pocas en el mundo y con nombres y apellidos. Si encima sumamos a este bucle, la capacidad de errar del ser humano, pues vamos apañaos.

Culpables que se libran de su pena, víctimas acusadas de desvaríos, poder, gloria, y así nos movemos, sacamos a pasear etarras, víctimas ojipláticas a las que acallar para siempre, y la rueda que lo mueve todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en mi blog, vuestro blog. Para que el comentario sea publicado es necesario que cumpla unas normas sencillas, el no hacer alusiones personales y ceñirse al tema de debate.
Un saludo.