martes, 24 de abril de 2012

¿Donde está la Escoba de Oro?

La existencia de  instituciones como los ayuntamientos se justifica en su cercanía con los ciudadanos, en la prestación de servicios directos. Para esta función, los ayuntamientos reciben parte de nuestros impuestos indirectamente por transferencias de nuesto IRPF, y directamente nos carga todos los años con el IBI, Impuestos sobre Bienes Inmuebles y los IAE, Impuestos sobre Actividades Económicas, sin contar los periodos de multas de tráfico masivas a los que nos tienen acostumbrados, por cosas tan absurdas como invadir un palmo los pasos de cebra.

Últimamente, cuando la gente habla de insumisión fiscal, lo entiendo (aunque todavía no lo comparto), solo hay que pararse a pensar los estos cargos e impuestos que pagamos sin que podamos fiscalizarlos, saber concretamente en que se gastan, y no hablo de presupuestos, hablo del dinero contante y sonante, las facturas reconocidas, en cajones, etc.


Así llego a la razón de este post... ¿Porque está tan sucia la ciudad? Barrios como del centro de la ciudad están sucios y pasan los días sin que se limpien. Si la contestación por parte de las empresas contratistas es que no les paga el Ayuntamiento, pues que lo denuncien a los tribunales, porque los ciudadanos no tenemos ninguna culpa y no debemos permitir que ni esas empresas ni el Ayuntamiento deje de darnos un servicio que hemos pagado.

La indignación de los valencianos va a ir creciendo, porque lejos de ir a menos, este tipo de situaciones cada vez van a más, y ya se está convirtiendo en costumbre el convivir con bolsas de basura deshechas, el ver pasar los días sin que la porquería se recoja, etc. Ahora bien, los valencianos también vemos como cuando se trata de reducir, de recortar, nunca se hace equitativo el recorte en gasto en nóminas de los dirigentes, con el gasto que se recorta en los servicios que dan sentido a la existencia de la institución.

Valencia, hoy, es una ciudad dejada y sucia, inmerecidamente abandonada por las personas que no hace muchos años se hacían orgullosas fotos con escobas de oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en mi blog, vuestro blog. Para que el comentario sea publicado es necesario que cumpla unas normas sencillas, el no hacer alusiones personales y ceñirse al tema de debate.
Un saludo.